EL OTOÑO EN 85MM

Los que llevamos muchos años en esto de la fotografía de la naturaleza y otras disciplinas hemos ido ampliando y renovando nuestro equipo a lo largo de esos años. Lo normal es que tengamos varias lentes y uno o varios cuerpos de cámaras. Esto nos reporta más de un quebradero de cabeza a la hora de elegir la lente adecuada al momento en función del encuadre que consideramos más oportuno. Muchas veces lo solucionamos con las lentes zoom, que en estos casos nos facilitan bastante la vida. Pero, ¿qué pasaría si solo tuviésemos una sola lente y además ésta fuera fija? Pues ese ejercicio de ir con una sola lente y fija es lo que he pretendido hacer durante un par de días otoñales. Concretamente he elegido un 85mm y con la cámara, trípode y filtros varios me he echado al monte. En este ejercicio (nunca mejor lo de ejercicio) el zoom han sido las piernas para buscar el encuadre que me gustaba o que por circunstancias del terreno me era complicado obtener otro encuadre. No se si gustará, porque a mi no me ha convencido demasiado en algunas tomas y de tener ocasión de repetirlo lo haría de otra manera incluso con la misma lente.

Escribir comentario

Comentarios: 0