CAMBIO DE PLANES, CAMBIO DE CUMBRES...

El fin de semana se presenta un tanto sin alicientes aparentes, por lo menos en lo fotográfico, que no en lo demás. Así que cuando bajo el puerto de Santa Bárbara y veo en el horizonte las cumbres nevadas de la Jacetania pienso que un atardecer de esos picos será un buen motivo fotográfico. Cuando llego a mi destino me dicen que mi amigo Chavi ha estado por allí, así que intento hablar con él vía móvil y no lo consigo. Normal, estará en algún taller de los que organiza y fuera de cobertura. Un par de fotos matinales y al mediodía, poco antes de comer, recibo su llamada y me confirma lo del taller, también me invita a acompañarle en la sesión de la tarde, junto con el resto de alumnos del taller. No soy muy partidario, y diría bastante reacio, a cambiar de planes repentinamente, pero pienso que en Zuriza, que es a donde van, también puedo experimentar con el atardecer sobre los Alanos. Al llegar al final del camino a Tacheras nos encontramos con más amigos, compañeros en Asafona, Julián, Eduardo, Antonio, Conchita y su marido Rafa. Estos han estado pasando todo el día por la zona y ya están recogiendo los equipos para marcharse, pero estamos un agradable rato charrando mientras Chavi se dedica a continuar con el taller fotográfico. Supongo que habrán tomado unas instantáneas estupendas y seguro que no tardaré mucho en comprobarlo cuando las vayan colgando en Facebook.

 

Yo voy un poco por libre tomando alguna que otra foto a pesar de que la orientación de los Alanos desde Tacheras no es la más adecuada y el estado del cielo tampoco acompaña mucho. Sin embargo, mirando al suelo la cosa cambia. El rojizo color de la hojarasca caída de las desnudas hayas configura una estupenda estampa al combinarla con las aguas de barrancos, río, arbolado… La tarde se hecha encima y la luz escasea, apenas unos instantes parece brillar la luz del sol sobre las cimas en la sierra de los Alanos, y las nubes van tomando esa tonalidad magenta que envuelve la transición entre el día y la noche.  Una última escapada, ya de noche, al cercano pueblo de Fago, para practicar los miembros del taller la fotografía nocturna a la luz de las farolas en una ambiente rural extraordinario en donde todavía se conservan detalles rústicos típicos de las casas en el Pirineo Aragonés. Yo no saco mi equipo y me limito a seguir las instrucciones que Chavi da a sus pupilos y a fijarme en varios detalles para volver al lugar de día, seguro…

 

Volvemos al lugar de partida, el camping Valle de Hecho, y antes de despedirnos todavía nos da tiempo a tomarnos unas cerveza. Ellos continúan con su itinerario nocturno y yo me quedo con mi familia. Agradezco a Chavi el haberme brindado la  oportunidad de pasar una agradable tarde y en buena compañía. Al final, cambiar de planes también ha sido un acierto.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Chavi (miércoles, 26 diciembre 2012 18:46)

    El placer fue nuestro Rafa, como siempre acompañado de un buen experto de la zona, una tarde-noche fantástica, como siempre acompañados de gente como tu, sin más pretensión que disfrutar de la naturaleza y la fotografía....Felices fiestas...y feliz año.!!!